Estudios Cinematográficos Feministas: claves para una mirada feminista a los productos audiovisuales

Los productos audiovisuales forman parte de nuestra rutina diaria. Nos levantamos mirando vídeos que nos han enviado por What’s App y nos vamos a dormir viendo el último capítulo de nuestra serie favorita. Tenemos, por ende, un gran aducto audiovisual que nos proporciona una información muy valiosa para desarrollar el pensamiento crítico.

Karen Hollinger (2012) en su libro Feminist Film Studies muestra cómo los estudios cinematográficos feministas comenzaron de forma paralela al desarrollo de los propios estudios cinematográficos. Lo más probable es que en la génesis de esta disciplina se encuentren trabajos feministas clásicos como los de Simone de Beauvoir, Kate Millet, Virginia Woolf o Mary Wollstonecraft. Desde mi punto de vista, la obra de Kate Millet es fundamental en el análisis del medio audiovisual desde una perspectiva de género puesto que la autora desengrana cada elemento de las relaciones de poder que se establecen entre hombres y mujeres en relaciones de pareja – es fundamental tener presente el gran número de películas románticas basadas en parejas heterosexuales que se producen y se han producido a lo largo de la historia.

Imagen: Kate Millet, pensadora feminista norteamericana

Millet, en su primer capítulo muestra un amplio número de ejemplos de política sexual que muestran cómo se produce y se reproduce una afirmación del dominio varonil y patriarcal hasta en el plano elemental de la cópula. Esta situación de dominancia patriarcal queda reflejada en el medio audiovisual como eco del pensamiento social. Es fundamental, pues, desarrollar una mirada crítica que permita detectar estas violencias para crear conciencia de género.

Un claro ejemplo de esta política sexual puede encontrarse en el séptimo episodio de La Casa de Papel a través de un análisis de la relación que se establece entre los personajes de Berlín y Ariadna Cascales. Ariadna es una rehén que en un acto desesperado por salvar su vida decide ganarse la confianza de Berlín, aceptando todo lo que el propusiese. Berlín, en un plano de superioridad jerárquica, utiliza el miedo de Ariadna para mantener sexo con ella, cosificándola, y viéndola como un objeto que “sacia sus necesidades”. Es precisamente la desigualdad del status de cada personaje en el entramado sociológico que se da en el capítulo el que hace que un desequilibrio en la balanza sea utilizado por Berlín para aprovecharse sexualmente de Ariadna – jugando el género un papel clave en esta desigualdad de roles. Es gracias a trabajos valientes y comprometidos como el de Millet que se sientan las bases para mirar la pantalla con una óptica relatora de desigualdades.

Siguiendo esta línea de argumentación, Millet (1969, p. 67) considera que:

El coito no se realiza en el vacío; aunque parece constituir en sí una actividad biológica y física, se halla tan firmemente arraigado en la amplia esfera de las relaciones humanas que se convierte en un microcosmo representativo de las actitudes y valores aprobados por la cultura.

Un reto, por ende, es cómo estudiar el acto sexual desde una perspectiva política, yendo más allá de lo puramente biológico y reproductivo, y para ello hay que plantearse una cuestión clave: ¿Qué es política? Siguiendo a Millet (1969), la política va más allá de los partidos o de las relaciones entre instituciones, lo que se alinea con la novena acepción de la RAE:

Política se define como la actividad del ciudadano cuando interviene en los asuntos públicos con su opinión, con su voto, o de cualquier otro modo.

Es decir, cuando hablamos de política, estamos hablando del conjunto de relaciones y de compromisos estructurados de acuerdo con el poder cuando un grupo de personas queda bajo el control de otro – esta política cuasi-platónica se aleja de la concepción que existe del término en el imaginario colectivo pero es esencial para abordar los productos audiovisuales desde una mirada feminista. Por lo tanto, el acto sexual responde a una naturaleza biológica, pero también cultural, y es precisamente esa vertiente cultural la que preserva implícitas las relaciones de poder propias de la política asociada a dicha cultura. Es decir, las relaciones de dominación de una sociedad patriarcal se reproducirán en el acto sexual, y esta dominancia queda plasmada en el producto fílmico que es un eje clave en la reproducción del propio pensamiento social, siendo esencial para la reproducción de la política sexual generación tras generación, perpetuando el pensamiento dominante, patriarcal.

Los Estudios Cinematográficos Feministas tienen una naturaleza dual, tal y como apunta Karen Hollinger (2012), por un lado se apuesta por una revisión crítica del cine mainstream, y por otro, existe un clamor por un contra-cine de corte feminista. En términos literarios, esto equivaldría a la revisión canónica en la que se hace una crítica sólida contra el cine convencional y por otro se clama la necesidad de un nuevo cine que muestre las experiencias de las oprimidas.


OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
Antonio Jesús Tinedo Rodríguez (14 de abril de 2022). Estudios Cinematográficos Feministas: claves para una mirada feminista a los productos audiovisuales. +QLetras. Recuperado 16 de julio de 2024 de https://doi.org/10.58079/r9fd


También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search